jueves, 30 de marzo de 2017

De la esperanza a la resiliencia


En Venezuela la palabra de moda es "Resiliencia", hoy pareciera que suplanta la frase "Lucha Demócrata", después del optimismo que marcó a la oposición tras las movilizaciones de calle de fines del año pasado exigiendo un referendo revocatorio, cuando sentimos que la vía para retomar el hilo constitucional podía estar cercana, este año 2017 se volteó la moneda y muchos venezolanos lejos de optimistas nos sentimos "resilientes", aprendiendo a llevar la Dictadura de Nicolás Maduro de la manera más positiva y perseverante posible en medio de tantos abusos y carencias. 
Para mi esta palabra es nueva, tan nueva que al escribir resiliencia en la computadora el corrector la subraya en rojo como si no existiera en castellano. Hasta el año pasado no recordaba haberla oído, la primera vez que lo hice fue en inglés: "Resilience", así se titulan las memorias de Jessie Close, la hermana de Glenn Close quien tras años de batalla logró aprender a vivir de la manera más positiva posible con la enfermedad mental que la aqueja desde joven. Por eso cuando empecé a a oír con regularidad la palabra resiliencia relacionada con la actual crisis política en Venezuela, pensé que sería un anglicismo, pero la doctora Diana Risquez me aseguró que es un término de uso frecuente en psiquiatría. El Diccionario de la Real Academia Española define Resiliencia como "la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o estado o situación adversas".
Sin llegar a los extremos de la edulcorada película de Roberto Begnini: "La vida es bella", para los venezolanos para quienes emigrar no es la vía, si bien es cuesta arriba ser feliz en tiempos aciagos, tampoco debemos sacrificar nuestras pequeñas alegrías, sumirnos irremediablemente en el victimismo y en la depresión.  
No hay que confundir resiliencia con resignación: la resiliencia es no dejarse hundir por las circunstancias, la resignación es aceptarte como hundida. 
La Polar al mando de Lorenzo Mendoza es el mejor ejemplo de resiliencia en Venezuela,  mientras el gobierno revolucionario busca con inquina asfixiar a una de las empresas más exitosas y de trayectoria más nítida en nuestro país, la Polar no se rinde a los embates de un Gobierno ineficaz, siempre buscando la vuelta para no dejarse amilanar en su afán de producir en lugar de destruir. Y sin necesidad de caer en la adulancia. 
No solo Empresas Polar ha dado lecciones de resiliencia, este año se le dio oxigeno a la Literatura Venezolana gracias a la convocatoria en marzo de Filcar en la isla de Margarita, donde durante una semana se reunieron narradores y poetas. O en eventos más íntimos como la convocatoria de Carlos Sandoval y Violeta Rojo una vez al mes en la Librería El Buscón para conversar con admirados escritores nacionales, como el pasado miércoles 24 de marzo que nos reunimos con Victoria de Stéfano en una agradable tarde de lluvia en la cual la ganadora del premio de la Crítica 2011 por la novela Paleografías, hizo un recorrido de su vida y obra a librería llena.  
Otro maravilloso ejemplo de resiliencia ocurrió el domingo pasado en el maratón de la CAF, cuando miles de deportistas tomaron esta Caracas tan peligrosa, e inundaron por las redes sociales sudorosas fotos de meta cumplida.  
No faltará quienes digan, sobre todo quienes hoy viven fueran, que en las actuales circunstancias en las que vivimos en Venezuela, en medio de tanta inseguridad, hambre, represión, políticos presos, crisis de salud y escasez de medicina; mostrar cualquier pequeña alegría cívica es darle oxigeno a un régimen perverso, pero precisamente en estos momentos en los que la dirigencia política de la oposición parece estar en modo pausa, hoy cuando el TSJ vuelve a dictar sentencia contra la posibilidad de vivir en Democracia, quienes aquí seguimos y de aquí no nos vamos, debemos encontrar motivos para sobrevivir tanto descalabro de país sin caer en la más intensa depresión y sacar fuerza para continuar en la lucha contra un régimen forajido. 
Después de todo, la desesperanza es el mejor alimento de las Dictaduras. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta muy bonito el texto. Lastima la mencion a Violeta Rojo, uno de los seres mas despotas que he conocido en mi vida.

Adriana Villanueva dijo...

Si ser déspota, como dice la definición del Diccionario de la Lengua Española, es "Soberano que gobierna sin sujeción a ley alguna, o persona que trata con dureza a sus subordinados y abusa de su poder o autoridad", no entiendo cómo mi amiga Violeta puede ser déspota, de todas maneras gracias por la apreciación a mi intensidad. Solo aspiro que este blog no sea usado como portal para desempolvar reconcomios, por algo se llama Evitar Intensidades.