miércoles, 16 de marzo de 2011

El mundo está loco loco loco


Todas las mañanas leo las noticias del día por la web desde distintos portales como The New York Times, El País de España, Huffington Post, además de El Nacional en papel, y enlaces de interés que los amigos internautas comparten por twitter y por Facebook, la corriente de información que ha abarcado los titulares entre febrero y marzo de 2011 me hacen recordar el título de una película de los años 60: "El mundo está loco loco loco".
La locura no es por las noticias en sí que van desde las revueltas en África norte tras años de regímenes represivos, hasta el espanto causado por los efectos de un catastrófico fenómeno de la naturaleza; la locura viene dada a que estos titulares sobre revoluciones africanas y el terremoto en Japón comparten el interés cibernauta con los desmanes del actor Charlie Sheen, la boda real de William y Kate, y el presidente de Venezuela que declara la guerra a los implantes de silicona.
Antes del terremoto en Japón, los titulares de la prensa daban a Gadafi como vencido, los líderes mundiales que hasta hace poco se retrataron con el líder libio estrechándole la mano como buenos colegas, tras las revueltas contra su Dictadura, le sacaban el cuerpo y hubo quien llegó a reconocer al gobierno rebelde como el legítimo.
En twitterzuela se especulaba si tendría Gadafi que extender su carpa en los alrededores de Chana en la isla de Margarita, donde los inefables rumores de Internet ubicaban a parte de la poderosa familia libia. Pero desde que los japoneses vivieron el quinto terremoto más grande registrado en la historia, seguido por una ola gigantesca que arrasó varias aldeas pesqueras, y la amenaza vigente de un desastre nuclear; los rebeldes libios dejaron de ser noticia de primera plana, y entre la avalancha de información que nos llega sobre la pesadilla que se está viviendo en Japón, apenas hoy se comienza a colar que las fuerzas de Gadafi están por tomar las zonas rebeldes.
Una noticia que no ha dejado de abarcar titulares entre tanto horror y destrucción ha sido la próxima boda del príncipe Guillermo de Inglaterra con Kate Middleton. Se especula sobre el peso de la novia, sobre el vestido que llevará, sobre la lista de invitados. Y aunque a muchos nos importa un comino la boda real, ayer era la tercera noticia más buscada en el trend de Internet, siendo la primera la devastación en Japón, y la segunda las aventuras y desventuras del actor estadounidense Charlie Sheen.
Cuando uno piensa que ya se está saturado de información del Uncle Charlie de la popular serie Two and Half Men, sale una nueva noticia, un nuevo artículo, un nuevo comentario que nos reconecta con el más grande de los Reality Shows que se recuerde: el capítulo de ayer fue que una de las dos estrellas porno que viven con Sheen se intentó suicidar.
Muestra de su popularidad es que apenas Charlie Sheen abrió cuenta en twitter la semana pasada y ya casi llega a los 3 millones de seguidores. Sheen twitea tanto para promocionar la gira de su espectáculo unipersonal, como para hacer alardes de incorrección política, siendo la última víctima la República de El Salvador: "Prefiero irme a vender zapatos a El Salvador que volver a encontrarme con mi ex-esposa". Comentario que ha causado un mal rato diplomático.
Alec Baldwin le escribe en el Huffington Post aconsejándolo: "date un buen baño y regresa a trabajar", Sean Penn lo invita a que se enserie y se vaya con él a ayudar en Haiti, mientras el escritor Bret Easton Ellis lo aplaude como el gran fenómeno anti-imperio: "sigue así Charlie, desenmascarando".
Muchos apuestan que el Uncle Charlie se va a fundir más rápido que las plantas nucleares en peligro, a cada rato corren noticias de su muerte por Internet, muerte que se desmiente con un nuevo escándalo. De lo que se puede estar seguro es que el tío Charlie no se le ocurrirá visitar al país de la ayer cuarta noticia más buscada en Internet: "El presidente de Venezuela declara la guerra a las tetas de silicona".

2 comentarios:

VACACIONES EN ROMA dijo...

Hola desde Argentina, he pasado por tu paìs un par de veces de vacaciones en Isla Margarita, mientras leia tu comentario pensaba cuanta relevancia se le dan a ciertas cosas, como las declaraciones del actor que sabemos que es una persona enferma y nadie se ocupa de hacer algo por internarlo, tu presidente ocupandosè si las siliconas van o no van y el mundo està por explotar.
Las guerras, el desvastado Japòn esas son las cosas que deberìan ser de importancia, no una boda donde seguramente se gastarà fortuna y que a muchos no nos importa absolutamente nada.
Pero pienso que el ser humano, al menos la gran mayoria tiende a eso a buscar escapatoria en las cosas sin importancia, para no ver lo que realmente pasa.
Asì como hace el avestruz, que mete la cabeza bajo la tierra, algunas personas tambìen...y asì andamos, cada dìa peor.

saludos a tì y tu maravillosa Venezuela que tantas alegrias me ha dado, en algùn momento de mi vida.

Adriana Villanueva dijo...

Así es, escribí este post hace unos días y ya la importancia del trend ha cambiado, hoy Libia tiene mayor relevancia por el horror de la guerra, mientras el luto de Japón pasa a segundo plano, Kate y Will piden que el mejor regalo de boda es que se hagan donaciones a causas benéficas, y el vendaval Charlie Sheen parece haber perdido fuerza.