viernes, 7 de abril de 2017

Ya es hora de que sea domingo



"What a difference a day makes" es la versión en inglés del bolero "Cuando vuelva a tu lado", tema que le valió un Grammy en el año 1959 a Dinah Washington pero que yo conocí en los años 70 en su versión Disco interpretada por Esther Phillips. A mi mamá le encantaba, se la pasaba cantando: "What a difference a day makes, twenty four little hours", hoy recuerdo esa estrofa porque hace apenas una semana escribí una intensidad sobre la actual resiliencia de la sociedad civil venezolana que tras el fallido diálogo, este año 2017 parecía lidiar con vivir en Dictadura de la manera más positiva posible, dadas las circunstancias.
What a difference a day makes, ese mismo viernes horas después de que el Tribunal Supremo de Justicia dictara en desacato a la Asamblea Nacional, mientras la sociedad civil encendía los motores para volver a salir a la calle a protestar,  la fiscal Luisa Ortega Diaz, que hasta ahora siempre había fiscalizado a favor de la revolución, sorprendió a tirios y troyanos denunciando ante semejante sentencia la ruptura del hilo constitucional por parte del Tribunal Supremo de Justicia.
De la noche a la mañana los venezolanos engavetamos la resiliencia y desempolvamos el espíritu de lucha regresando a la calle para exigir lo que en cualquier Democracia sería tácito: separación de poderes, que se cumpla la voluntad de la mayoría que eligió a la actual Asamblea Nacional, y que se establezcan las fechas de las próximas elecciones de Alcaldes y Gobernadores pautadas para el 2017. 
¿Acaso es mucho pedir?
La respuesta desde el oficialismo son amenazas de baños de sangre, soltar a los colectivos, y hasta sacar las kalashnikovs contra quienes se atrevan amenazar el status quo de una banda de delincuentes que una vez dejen de tener el poder absoluto, por más dinero que hayan acumulado, no podrán huir de la justicia internacional.
El más reciente zarpazo contra la Democracia fue dado esta tarde al inhabilitar políticamente por quince años a uno de los principales líderes de la oposición, el Gobernador del Estado Miranda Henrique Capriles Radonsky.
La calle se volvió a calentar, demasiada hambre y desesperanza se vive hoy en Venezuela para que estas sean unas marchas tibias. A pesar de la represión de la Policía Nacional Bolivariana que bloquea a los manifestantes con sofisticados equipos antimotines, la represión todavía no ha sido tan contundente y letal como en las manifestaciones en el año 2014 quizás porque el Gobierno de Nicolás Maduro está en la mira internacional a punto de que la OEA le aplique la Carta Democrática que vendría siendo como el certificado final de país en Dictadura. 
Juega en contra de la oposición que este fin de semana comienza la Semana Santa, ¿se enfriarán las calles? Sería terrible regresar a ese deprimente estado de resiliencia. No soy de quienes desestimo la eventual necesidad de las negociaciones, pero quedó demostrado el diciembre pasado que la presión de la calle jamás se debió abandonar.
Mírenme a mí mandando a la calle y ayer, 6 de abril, en la marcha del rescate del hilo constitucional, opté por quedarme en casa como buena "Guerrera del Teclado". Pero fue por causas mayores, hace un mes me caí de rodillas, un tonto tropezón, no me detuve y seguí caminando. Semanas después persistía el dolor en la rodilla derecha, fui al médico quien aseguró que no tenía un hueso roto, pero debía mantener reposo, hielo y cataflam.
 Y en estas marchas ya no se va como si se tratara de una verbena del San Ignacio, una no sabe cuando va a tener que echar a correr, la del cuatro de abril para acompañar a los diputados a la Asamblea Nacional, desde los edificios de Misión Vivienda en la Avenida Libertador lanzaban piedras, basura y excrementos a los marchistas. A mi prima casi le cae un cuñete de pintura en la cabeza lanzado desde uno de esos edificios decorados en la fachada con la firma de Chávez. 
Así que mandé a la familia a la concentración en la autopista Francisco Fajardo y me quedé en casa atenta a las noticias por las redes sociales ya que los medios de comunicación social están censurados. Aproveché para terminar de leer una de las recientes ofertas que encontré en Amazon: "Un largo sábado" entrevista al crítico George Steiner de la periodista Laura Adler editado en español por Siruela.
Esta es mi primera aproximación a uno de los intelectuales más respetados de la actualidad, hijo de judíos vieneses, nacido en Francia en el año 1929, Steiner no se le puede encasillar en una nacionalidad sino en una cultura, la occidental: huyó de Francia con su familia en 1939 cuando su padre se dio cuenta de que los judíos corrían peligro inminente; políglota, melómano, profesor, crítico, narrador, según él mismo autor de unos poemas terribles, a Steiner se le considera sobre todo un pensador. 
A un hombre tan erudito no cualquiera le puede hacer una entrevista, accedió a sostener una serie de conversaciones con Laure Adler, periodista francesa nacida en 1950, consejera cultural del Gobierno de Mitterand, que entre sus obras ha publicado biografías de Hanna Arendt, Simone Weill y Marguerite Duras. Adler cumple a cabalidad su trabajo de periodista llevando una amena conversación con el autor de "Después de Babel" y "Tolstoi o Dostoievski"; la periodista es capaz de hacer preguntas relevantes al erudito, sin caer en provocaciones con algunas de sus respuestas como cuando se burla de ella y de los parisinos en general por dejarse embaucar por ese charlatán que era Sigmund Freud; o cuando sostiene implacable la inferioridad intelectual de las mujeres quizás "porque son más sensatas". 
Ustedes dirán: el país está apunto de ebullición, media Venezuela luchando contra una Dictadura, su esposo e hija tragando gases lacrimógenos, y esta mujer escribiendo un "Steiner para Dummies" en Evitando Intensidades.
Perdónenme si disgrego, es que al final del libro, con la típica tendencia al ombliguismo de la que se nos acusa a los venezolanos, no pude dejar de sentirme identificada con un símil de Steiner, quien es un judío ateo gran lector de la Biblia, la cual considera de los libros fundamentales de la Humanidad. Del Nuevo Testamento dice Steiner haber tomado el esquema: "viernes-sábado-domingo". La pasión y muerte de Cristo el viernes, la incertidumbre y larga espera de sus seguidores el sábado, antes de su resurrección el domingo, que es la recompensa de la fe. 
Ese es un esquema que se repite en tantas circunstancias históricas: "Vivimos la catástrofe, la tortura, la angustia, luego esperamos, y para muchos el sábado no acabará nunca. El Mesías no vendrá y el sábado continuará".
 Lo único que nos ayuda a sobrellevar ese eterno sábado a tantos venezolanos que nos desistimos en darnos por vencidos a vivir en Dictadura, es la esperanza de que tarde o temprano llegará el domingo: "La desesperación y la esperanza son dos caras de la misma moneda de la condición humana". 
Pero ese domingo no llega así de fácil, hay que luchar no solo contra quienes hacen lo posible por evitarlo, sino también contra la desesperación. Favorecer a la esperanza pero sin tregua, con la certeza que este largo sábado de represión, oscurantismo y miseria en Venezuela, habrá de llegar a su fin. 
  

miércoles, 5 de abril de 2017

Ni antibióticos ni pan


A los venezolanos se nos vuelven cada vez más cotidianos los llamados de urgencia por las redes sociales solicitando todo tipo de medicamentos. Mi familia pasó por tan difícil situación la semana pasada buscando un antibiótico para mi papá, de 81 años, quien tras ser auscultado con el oído experto del neumonólogo, le fue diagnosticada una infección pulmonar. Más allá de una insistente tos por la que fue a consulta, la bacteria parecía estar latente porque ni fiebre tenía.
El neumonólogo mandó a hacerle un análisis de la flema para ver con cuál bacteria estaba lidiando, mientras llegaban los resultados de los exámenes de laboratorio que tardarían varios días, para empezar el tratamiento dio tres alternativas de antibiótico para ver cuál conseguíamos, además de varias alternativas para nebulización, protector gástrico, y el único antihistamínico que hoy parece conseguirse en las farmacias de Venezuela: la Cetirizina.
Del tratamiento mandado por el neumonólogo de casualidad conseguimos la cetirizina, la medicina para nebulizar todavía teníamos en casa al igual que omeprazol -afortunadamente porque tampoco se consiguen por ningún lado-, faltaba conseguir alguno de los antibióticos que en Caracas están tan desaparecidos como el pan en las panaderías.
Tras visitar sin éxito varias farmacias de la zona, opté por recurrir a los buscadores de medicamentos en las páginas web de las principales cadenas de farmacias en Venezuela. Qué impotencia cuando escribes cualquiera de las tres alternativas de antibióticos dadas por el doctor, además de los productos para nebulizar, y todos salen con el puntico rojo de "no hay".
Hasta que por fin un puntico verde para uno de los antibióticos recetados salió en el Locatel de Chacaíto. Fui de inmediato pero perdí mi tiempo: me dijeron que hacía semanas que no les llegaba ese antibiótico, debían actualizar el sistema. Lo mismo ocurrió en el portal de Farmarket, el puntico verde para uno de los antibióticos salía en la sucursal de Chacao, esta vez preferí llamar y el farmaceuta me dijo que no me molestara en ir que ese antibiótico hacía tiempo no les llegaba. No entendía por qué el sistema lo ponía en inventario. Igual con unas gotas para la tensión del ojo que una amiga de la familia necesita con urgencia a riesgo de quedarse ciega, me pidió que ya que estaba en la búsqueda de los remedios de mi papá, le hiciera el favor. Glaucotensil D solo salía en el inventario de una farmacia donde al llamar me dijeron que hacía tiempo estaban agotadas.
No quise recurrir a las redes sociales porque hay tanta necesidad de medicamentos que pensé que el antibiótico para mi padre no era una emergencia porque su infección parecía dormida, así que intenté por otra vía: recurrir a farmacias extranjeras que hacen envíos a Venezuela. La primera que llamé fue una farmacia en la Calle 8 de Miami recomendada por unos panas, en su página web se promociona como "solidaria con la crisis de medicamentos en Venezuela". Hasta tienen un número local, pero al decirle a la señora de marcado acento cubano que lo único que requería con urgencia era un antibiótico, me di cuenta que la supuesta solidaridad no llega a pequeños envíos. Insistí que no se preocupara que aprovecharía para pedir también el protector gástrico y el tratamiento de nebulización. Me pidió que le mandara un email con los medicamentos requeridos, que me contestarían a la brevedad posible para hablar de precios.
Y nunca contestó.
Más amables fueron en los portales de Locatel y Farmatodo de Colombia y Miami, que aceptan récipes venezolanos de casi todos los medicamentos con excepción de aquellos que puedan causar dependencia, o aquellos que requieran ser trasladados con refrigeración. Solo hace falta una tarjeta de crédito capaz de pagar con la moneda local de donde se haga el pedido. El problema es que los pedidos tardan como dos semanas en llegar, lo que sirve, para quien pueda costearlos, para tratamientos crónicos, pero no para emergencias que requieran de una disposición más inmediata.
Estaba a punto de agarrar un avión e irme para Bogotá -donde vive mi ahijado quien se ofreció en alojarme- a buscar el antibiótico para mi papá, cuando gracias a una amiga que activó sus redes sociales, conseguí un caja de Augmentin BID, que vencía en enero 2017, pero en estas circunstancias no nos podíamos poner exquisitos.
Lo peor es que al día siguiente de que por fin conseguimos comenzar el tratamiento para mi padre con cinco días de retraso, el doctor llamó para avisar que llegaron los resultados de laboratorio y la bacteria era resistente al Augmentin, se trataba de una bacteria que de despertarse podía ser muy agresiva, había que cambiarle el antibiótico.
Me volvió a dar tres opciones: una intramuscular de una dosis al día(que tampoco se consigue por ningún lado en Caracas) y dos intravenosas de tres dosis al día, de las cuales conseguí sin problema la más cara a un precio que si no fuera por la salud de mi padre, me habría temblado la mano en firmar en dos tarjetas distintas porque en una no se podía, así sería la cantidad. Casi tanto como agarrar el avión a Bogotá, y sin la dicha de abrazar a mi ahijado.
La agresividad del antibiótico tumbó a mi padre como no lo había tumbado la bendita bacteria, perdió el apetito, hay que consentirlo, por eso cuando transitando por La Castellana me crucé con varios Guardias del Pueblo cargando con bolsas de pan canilla, me acerqué a uno, le pregunté dónde las compró, y me mandó a la panadería frente al colegio San Ignacio.
Al llegar se habían acabado las canillas pero quedaba un pan redondo entre sobado y campesino a 1400 bs. Tenía que pagar primero, y después me daban el pan. Cuando factura en mano fui a buscar mi pan redondo, un uniformado de verde se llevaba un par de canillas. Fue entonces que me di cuenta que a un lado, semi escondidas, había una sección de canillas guardadas de a dos en bolsas marrones. Pregunté si acaso estaban reservadas para clientes VIP. El muchacho me contestó sin disimulo: "Esas son para los soldados".
¿Qué nos queda? Seguir luchando y no resignarnos a vivir en un país sin medicinas, y donde el pan esté reservado al yugo militar.