viernes, 7 de abril de 2017

Ya es hora de que sea domingo



"What a difference a day makes" es la versión en inglés del bolero "Cuando vuelva a tu lado", tema que le valió un Grammy en el año 1959 a Dinah Washington pero que yo conocí en los años 70 en su versión Disco interpretada por Esther Phillips. A mi mamá le encantaba, se la pasaba cantando: "What a difference a day makes, twenty four little hours", hoy recuerdo esa estrofa porque hace apenas una semana escribí una intensidad sobre la actual resiliencia de la sociedad civil venezolana que tras el fallido diálogo, este año 2017 parecía lidiar con vivir en Dictadura de la manera más positiva posible, dadas las circunstancias.
What a difference a day makes, ese mismo viernes horas después de que el Tribunal Supremo de Justicia dictara en desacato a la Asamblea Nacional, mientras la sociedad civil encendía los motores para volver a salir a la calle a protestar, la fiscal Luisa Ortega Diaz sorprendió a tirios y troyanos denunciando semejante sentencia como la ruptura del hilo constitucional por parte del Tribunal Supremo de Justicia.
De la noche a la mañana los venezolanos engavetamos la resiliencia y desempolvamos el espíritu de lucha regresando a la calle para exigir lo que en cualquier Democracia sería tácito: separación de poderes, que se cumpla la voluntad de la mayoría que eligió a la actual Asamblea Nacional, y que se establezcan las fechas de las próximas elecciones de Alcaldes y Gobernadores pautadas para el 2017. 
La respuesta desde el oficialismo son amenazas de baños de sangre, soltar a los colectivos, y hasta sacar las kalashnikovs contra quienes se atrevan amenazar el status quo de una banda de delincuentes que una vez dejen de tener el poder absoluto, por más dinero que hayan acumulado, no podrán huir de la justicia internacional.
La calle se volvió a calentar, demasiada hambre y desesperanza se vive hoy en Venezuela para que estas sean unas marchas tibias. A pesar de la represión de la Policía Nacional Bolivariana que bloquea a los manifestantes con sofisticados equipos antimotines, la represión todavía no ha sido tan contundente y letal como en las manifestaciones en el año 2014 quizás porque el Gobierno de Nicolás Maduro está en la mira internacional a punto de que la OEA le aplique la Carta Democrática que vendría siendo como el certificado final de país en Dictadura. 
Juega en contra de la oposición que este fin de semana comienza la Semana Santa, ¿se enfriarán las calles? Sería terrible regresar a ese deprimente estado de resiliencia. No desestimo la eventual necesidad de las negociaciones, pero quedó demostrado el diciembre pasado que la presión de la calle jamás se debió abandonar.
Mírenme a mí mandando a la calle y ayer, 6 de abril, en la marcha del rescate del hilo constitucional,  me quedé en casa como buena "Guerrera del Teclado". Pero fue por causas mayores, hace un mes caí de rodillas, un tonto tropezón, no me detuve y seguí caminando. Semanas después persistía el dolor en la rodilla derecha, fui al médico quien aseguró que no tenía un hueso roto, pero debía mantener reposo, hielo y cataflam.
 Y en estas marchas ya no se va como si se tratara de una verbena del San Ignacio, una no sabe cuando va a tener que echar a correr, la del cuatro de abril para acompañar a los diputados a la Asamblea Nacional, desde los edificios de Misión Vivienda en la Avenida Libertador lanzaban piedras, basura y excrementos a los marchistas. A mi prima casi le cae un cuñete de pintura en la cabeza lanzado desde uno de esos edificios decorados en la fachada con la firma de Chávez. 
Así que mandé a la familia a la concentración en la autopista Francisco Fajardo y me quedé en casa atenta a las noticias por las redes sociales ya que los medios de comunicación están censurados. Aproveché para terminar de leer una de las recientes ofertas que encontré en Amazon: "Un largo sábado" entrevista al crítico George Steiner de la periodista Laura Adler, editado en español por Siruela.
Esta es mi primera aproximación a uno de los intelectuales más respetados de la actualidad, hijo de judíos vieneses, nacido en Francia en el año 1929, Steiner no se le puede encasillar en una nacionalidad sino en una cultura, la occidental: huyó de Francia con su familia en 1939 cuando su padre se dio cuenta de que los judíos corrían peligro inminente; políglota, melómano, profesor, crítico, narrador, según él mismo autor de unos poemas terribles, a Steiner se le considera sobre todo un pensador. 
A un hombre tan erudito no cualquiera le puede hacer una entrevista, accedió a sostener una serie de conversaciones con Laure Adler, periodista francesa nacida en 1950, consejera cultural del Gobierno de Mitterand, que entre sus obras ha publicado biografías de Hanna Arendt, Simone Weill y Marguerite Duras.
Adler cumple a cabalidad su trabajo de periodista llevando una amena conversación con el autor de "Después de Babel" y "Tolstoi o Dostoievski"; la periodista es capaz de hacer preguntas relevantes al erudito, sin caer en provocaciones con algunas de sus respuestas como cuando se burla de ella y de los parisinos en general por dejarse embaucar por ese charlatán que era Sigmund Freud; o cuando sostiene implacable la inferioridad intelectual de las mujeres quizás "porque son más sensatas". 
Ustedes dirán: el país está apunto de ebullición, media Venezuela luchando contra una Dictadura, su esposo e hija tragando gases lacrimógenos, y esta mujer escribe un "Steiner para Dummies" en Evitando Intensidades.
Perdónenme si disgrego, al final del libro, con la típica tendencia al ombliguismo de la que se nos acusa a los venezolanos, no pude dejar de sentirme identificada con un símil de Steiner, quien es un judío ateo gran lector de la Biblia, la cual considera de los libros fundamentales de la Humanidad. Del Nuevo Testamento dice Steiner haber tomado el esquema: "viernes-sábado-domingo". La pasión y muerte de Cristo el viernes, la incertidumbre y larga espera de sus seguidores el sábado, antes de su resurrección el domingo, que es la recompensa de la fe. 
Ese es un esquema que se repite en tantas circunstancias históricas: "Vivimos la catástrofe, la tortura, la angustia, luego esperamos, y para muchos el sábado no acabará nunca. El Mesías no vendrá y el sábado continuará".
 Lo único que nos ayuda a sobrellevar ese eterno sábado a tantos venezolanos que nos desistimos en darnos por vencidos a vivir en Dictadura, es la esperanza de que tarde o temprano llegará el domingo: "La desesperación y la esperanza son dos caras de la misma moneda de la condición humana". 
Pero ese domingo no llega así de fácil, hay que luchar no solo contra quienes hacen lo posible por evitarlo, sino también contra la desesperación. Favorecer a la esperanza pero sin tregua, con la certeza que este largo sábado de represión, oscurantismo y miseria en Venezuela, habrá de llegar a su fin. 
  

No hay comentarios: