miércoles, 5 de abril de 2017

Ni antibióticos ni pan


A los venezolanos se nos vuelven cada vez más cotidianos los llamados de urgencia por las redes sociales solicitando todo tipo de medicamentos. Mi familia pasó por tan difícil situación la semana pasada buscando un antibiótico para mi papá, de 81 años, quien tras ser auscultado con el oído experto del neumonólogo, le fue diagnosticada una infección pulmonar. Más allá de una insistente tos por la que fue a consulta, la bacteria parecía estar latente porque ni fiebre tenía.
El neumonólogo mandó a hacerle un análisis de la flema para ver con cuál bacteria estaba lidiando, mientras llegaban los resultados de los exámenes de laboratorio que tardarían varios días, para empezar el tratamiento dio tres alternativas de antibiótico para ver cuál conseguíamos, además de varias alternativas para nebulización, protector gástrico, y el único antihistamínico que hoy parece conseguirse en las farmacias de Venezuela: la Cetirizina.
Del tratamiento mandado por el neumonólogo de casualidad conseguimos la cetirizina, la medicina para nebulizar todavía teníamos en casa al igual que omeprazol -afortunadamente porque tampoco se consiguen por ningún lado-, faltaba conseguir alguno de los antibióticos que en Caracas están tan desaparecidos como el pan en las panaderías.
Tras visitar sin éxito varias farmacias de la zona, opté por recurrir a los buscadores de medicamentos en las páginas web de las principales cadenas de farmacias en Venezuela. Qué impotencia cuando escribes cualquiera de las tres alternativas de antibióticos dadas por el doctor, además de los productos para nebulizar, y todos salen con el puntico rojo de "no hay".
Hasta que por fin un puntico verde para uno de los antibióticos recetados salió en el Locatel de Chacaíto. Fui de inmediato pero perdí mi tiempo: me dijeron que hacía semanas que no les llegaba ese antibiótico, debían actualizar el sistema. Lo mismo ocurrió en el portal de Farmarket, el puntico verde para uno de los antibióticos salía en la sucursal de Chacao, esta vez preferí llamar y el farmaceuta me dijo que no me molestara en ir que ese antibiótico hacía tiempo no les llegaba. No entendía por qué el sistema lo ponía en inventario. Igual con unas gotas para la tensión del ojo que una amiga de la familia necesita con urgencia a riesgo de quedarse ciega, me pidió que ya que estaba en la búsqueda de los remedios de mi papá, le hiciera el favor. Glaucotensil D solo salía en el inventario de una farmacia donde al llamar me dijeron que hacía tiempo estaban agotadas.
No quise recurrir a las redes sociales porque hay tanta necesidad de medicamentos que pensé que el antibiótico para mi padre no era una emergencia porque su infección parecía dormida, así que intenté por otra vía: recurrir a farmacias extranjeras que hacen envíos a Venezuela. La primera que llamé fue una farmacia en la Calle 8 de Miami recomendada por unos panas, en su página web se promociona como "solidaria con la crisis de medicamentos en Venezuela". Hasta tienen un número local, pero al decirle a la señora de marcado acento cubano que lo único que requería con urgencia era un antibiótico, me di cuenta que la supuesta solidaridad no llega a pequeños envíos. Insistí que no se preocupara que aprovecharía para pedir también el protector gástrico y el tratamiento de nebulización. Me pidió que le mandara un email con los medicamentos requeridos, que me contestarían a la brevedad posible para hablar de precios.
Y nunca contestó.
Más amables fueron en los portales de Locatel y Farmatodo de Colombia y Miami, que aceptan récipes venezolanos de casi todos los medicamentos con excepción de aquellos que puedan causar dependencia, o aquellos que requieran ser trasladados con refrigeración. Solo hace falta una tarjeta de crédito capaz de pagar con la moneda local de donde se haga el pedido. El problema es que los pedidos tardan como dos semanas en llegar, lo que sirve, para quien pueda costearlos, para tratamientos crónicos, pero no para emergencias que requieran de una disposición más inmediata.
Estaba a punto de agarrar un avión e irme para Bogotá -donde vive mi ahijado quien se ofreció en alojarme- a buscar el antibiótico para mi papá, cuando gracias a una amiga que activó sus redes sociales, conseguí un caja de Augmentin BID, que vencía en enero 2017, pero en estas circunstancias no nos podíamos poner exquisitos.
Lo peor es que al día siguiente de que por fin conseguimos comenzar el tratamiento para mi padre con cinco días de retraso, el doctor llamó para avisar que llegaron los resultados de laboratorio y la bacteria era resistente al Augmentin, se trataba de una bacteria que de despertarse podía ser muy agresiva, había que cambiarle el antibiótico.
Me volvió a dar tres opciones: una intramuscular de una dosis al día(que tampoco se consigue por ningún lado en Caracas) y dos intravenosas de tres dosis al día, de las cuales conseguí sin problema la más cara a un precio que si no fuera por la salud de mi padre, me habría temblado la mano en firmar en dos tarjetas distintas porque en una no se podía, así sería la cantidad. Casi tanto como agarrar el avión a Bogotá, y sin la dicha de abrazar a mi ahijado.
La agresividad del antibiótico tumbó a mi padre como no lo había tumbado la bendita bacteria, perdió el apetito, hay que consentirlo, por eso cuando transitando por La Castellana me crucé con varios Guardias del Pueblo cargando con bolsas de pan canilla, me acerqué a uno, le pregunté dónde las compró, y me mandó a la panadería frente al colegio San Ignacio.
Al llegar se habían acabado las canillas pero quedaba un pan redondo entre sobado y campesino a 1400 bs. Tenía que pagar primero, y después me daban el pan. Cuando factura en mano fui a buscar mi pan redondo, un uniformado de verde se llevaba un par de canillas. Fue entonces que me di cuenta que a un lado, semi escondidas, había una sección de canillas guardadas de a dos en bolsas marrones. Pregunté si acaso estaban reservadas para clientes VIP. El muchacho me contestó sin disimulo: "Esas son para los soldados".
¿Qué nos queda? Seguir luchando y no resignarnos a vivir en un país sin medicinas, y donde el pan esté reservado al yugo militar.

No hay comentarios: