martes, 3 de febrero de 2015

La vaca


La próxima víctima fue la cadena de mercados populares Día a Día, tan populares que muy pocos venezolanos de los que viven en urbanizaciones y anuncian el fin de los tiempos revolucionarios por twitter han entrado a uno de estos "practimercados" ubicados en sectores escalera arriba en los barrios. 36 tiendas en seis estados de Venezuela. Competencia directa y eficaz de los mercaditos de PDVAL y Mercal, solo que los Día a Día solían estar bien surtidos mientras los abastos populares del Estado hoy están pelados. Lo que hacía a Día a Día un negocio de alto riesgo en una Venezuela donde no se le puede hacer sombra a un régimen inepto. 
El picapasito de Ernesto Villegas ayer entró como un orgulloso general de las tropas zamoranas a los depósitos de Día a Día y ¡oh escándalo! encontró inventario. Porque hoy en Venezuela se le llama acaparamiento a tener el lógico inventario para surtir 36 locales a lo largo de todo el país. Villegas hizo lo que le tienen prohibido los ciudadanos de a pie,  y foto y foto twiteó un dossier con bultos de Mazeite, Harina Pan, entre otros productos en escasez, para dar testimonio de la supuesta guerra económica contra esta maravilla de gobierno. 
Me pregunto si el valiente Villegas osaría entrar como el justiciero zamorano a las bodegas de La Casona para ver cómo está el inventario de comida de la residencia presidencial hoy ocupada de manera ilegal, o cómo está el inventario de los mercados militares no se vaya a quedar sin su arepa la esposa de algún sargento a punto de arrecharse, y ni se diga el inventario en Miraflores, que por lo rollizos de quienes allá despachan, se ve que no les falta nada. 
 Así estamos en Venezuela, tan mal tan mal que no nos podemos comer ni un cable por la sencilla razón que cable #nohay, así estaremos de mal que hasta Giordani dice que somos "casi" el hazmereír de Latinoamérica. ¡No lo vamos a hacer! De penalización en penalización como quien busca salvar un naufragio poniendo curitas rojas en los huecos donde entran chorros de agua: penalizado tener inventario, penalizado los estantes vacíos, penalizado tomar fotos que puedan mostrar la actual escasez causando zozobra en la población (como si la escasez fuera una abstracción), penalizado quejarse en las colas, penalizando las colas, penalizando una caja registradora inoperante...  
Por lo visto la solución a esta guerra económica no es incentivar la industria y la producción sino ahorcarla aún más. 
Cuando veo a Villegas y a sus cuatreros saquear los depósitos de Día a Día cual banda de bucaneros repartiendo un botín del que pronto no quedará sino más miseria, pienso es en una vaca, una vaca querida y cuidada por sus propietarios quienes la ordeñan diariamente para vender la leche entre los vecinos del pueblo, hasta que un día llega una partida de malandros con poder,  y proclaman que la vaca será liberada del yugo capitalista, que sus propietarios no son sino unos explotadores símbolo de todos los males, que los dueños de la vaquita están traficando con su leche jugando con las necesidades del pueblo, que no la ponen a producir como debería estar produciendo, que esto no puede seguir así, y se llevan a la vaca, y no la cuidan bien, y le sacan leche hasta que la secan,  y cuando solo quede el pellejo de la pobre vaca y de ella no salga ni una gota de leche, la dejarán morir de mengua antes de repartirse el cuero y la osamenta. 
Pierde la vaca, pierde el dueño de la vaca, pierden quienes se beneficiaban de la leche de la vaca, por un momento se benefician quienes se llevaron la vaca, y al final solo queda la nada.
Pues así estamos. 



5 comentarios:

Pedro Mancera dijo...

Hola Adriana , como sabes trabajo en día día y es más que frustrante la situación. Cómo tu bien lo dices somos competencia de mercal y pdval porque llegamos hasta donde otras cadenas no llegan. El único pecado fue trabajar y abastecer como podíamos a nuestras 35 sucursales en el oeste e interior del país. Nuestro trabajo de todos los días ponía en evidencia el fracaso de un modelo perverso que nos quiere hacer a todos más pobres. Eso es lo que nos queda ahora a los venezolanos trabajar y que nuestro trabajo sirva de ejemplo para dejar en evidencia la ineptitud de quienes nos gobiernan.

Da rabia pero estamos frente a un gobierno que se está jugando todo , lo último que podemos hacer es bajar la cabeza

Adriana Villanueva dijo...

Hola Pedro, no sabía que trabajas en Día a Día, mi solidaridad para ustedes, que salgan con bien de esta injusta persecución

Katy Simon dijo...

Yo tenía entendido que la cadena día a día era de Diosdi...

Adriana Villanueva dijo...

No, Katy, los propietarios de Día a Día son unos empresarios que nada tienen que ver con el gobierno víctimas como tantos de esta irracionalidad de país

Adriana Villanueva dijo...

No, Katy, los propietarios de Día a Día son unos empresarios que nada tienen que ver con el gobierno víctimas como tantos de esta irracionalidad de país