martes, 25 de febrero de 2014

Breve manual de etiqueta para quienes están lejos pero no ausentes


Leo en las redes sociales comentarios de venezolanos que hoy viven en el exterior a quienes a menudo los mandan a callar con la frase: "quién eres tú para opinar sobre lo que está pasando en Venezuela si ya no vives aquí". Difiero, siento que la distancia da otra perspectiva de país que vale la pena conocer. Pero confieso que he usado una versión de esta antipática frase más de una vez aunque solo con apologistas de la gesta revolucionaria que desde hace tiempo viven en la comodidad de los Estados Unidos, o en alguna ciudad progre de Europa: "Si tanto te gusta la revolución bolivariana, regresa a tu país a chuparte esta mandarina, qué rico alabarla desde lejos". 
No recuerdo haberle hecho reproche similar a quienes han sido críticos a estos años revolucionarios, por algo se fueron.
Sin embargo muchos de mis afectos no emigraron de Venezuela por la desazón política, hay quienes lo hicieron por las mismas razones que alegan los panas chavistas: por motivos personales o por alguna oferta de trabajo o de estudios antes de que arrancara el éxodo revolucionario. Pero no exagero al decir que la mayoría de los amigos que emigraron de Venezuela a diversas partes del mundo lo hicieron tras poner en acción el llamado Plan B al ver que esto de la revolución iba para largo. Y no los culpo, si se me ocurriera una forma para que mis hijos no tuvieran que estar expuestos a tanta violencia, a tanto odio, como hoy lo están en su país, de tener un plan B razonable, sin duda ya lo habría puesto en marcha. 
Pero como soy de quienes sigo con mi familia en esta Venezuela convulsionada, me permito la osadía de redactar un manual de etiqueta a los amigos que están afuera, a quienes quiero mucho y me consta que siguen amando y doliéndoles Venezuela con toda el alma. Sería incapaz de cuestionar este amor, pero les confieso que he leído comentarios por las redes sociales escritos desde miles de kilómetros de distancia, que realmente caen mal a quienes nos sentimos asfixiados entre las llamas de la cruenta represión política vivida en nuestra amada Venezuela desde la semana pasada. 
Por ejemplo, quienes desde el exterior repiten hasta el cansancio el lema: "El que se cansa pierde". Vamos a estar claros, la mayoría de la emigración venezolana (especialmente quienes se fueron al Estado Florida) se fue precisamente porque se cansó de este atajaperros. 
Insisto, no los culpo.
Pero quienes seguimos en Venezuela, quienes en estos días turbulentos hemos vivido sin saber cuándo nos van a regresar al niño del colegio porque el ambiente de la ciudad no anda bien; o nos quedamos con el alma en un hilo cuando nuestros muchachos salen a manifestar porque sabemos que fuerzas de la seguridad del Estado y los paramilitares los tienen en la mira y no comen cuento; días en los que la ínfima capacidad productiva se ve aún más reducida entre manifestaciones saboteadas por el oficialismo, o cuando unos cuantos vecinos deciden trancar las calles prendiendo hogueras y no sabes si podrás salir de tu casa o regresar a ella; días cuando vas al mercado y ahora sí que los anaqueles están vacíos sin embargo haces horas de cola para comprar lo poco que hay; cuando prendes la televisión en medio de este bloqueo informativo para buscar alguna noticia que se cuele en la actual Globovisión, y te encuentras con quien hoy ejerce como presidente de Venezuela rindiéndole honor a las fuerzas de Estado que han golpeado salvajemente, y hasta matado a perdigonazos, a más de un venezolano por el delito de manifestar contra el Gobierno. 
Por eso amigos en el exterior es lógico que nos sintamos no digo yo cansados, mamados (y me perdonan la expresión, pero así estamos), exhaustos emocionalmente. A lo mejor entre quienes seguimos aquí podemos tratar de darnos fuerza y decirnos un ocasional: "el que se cansa pierde" y hasta ponernos la franela para alguna marcha de la oposición luciendo el lema que hizo famoso Leopoldo López, pero júrenlo que no agradecemos leerlo de quienes hace rato se cansaron y bien tuvieron la capacidad de activar su Plan B. 
Otra falta de sensibilidad es quienes pretenden hacernos sentir que su angustia particular pueda equipararse a la de quienes hoy estamos aquí,  e insisten en demostrarlo repitiendo en las redes sociales: "¡Ni se imaginan cómo sufrimos quienes vivimos estos duros momentos lejos de Venezuela!".  Imagino que no debe ser fácil, pero jamás se podrá igualar a la preocupación de quienes vemos a nuestros hijos salir a la calle y no sabemos qué pueda pasar, cuando vemos en televisión nacional al irresponsable de Nicolás Maduro reunirse con los colectivos armados para encomendarles la seguridad de la Revolución, o cuando se riega la voz de que comienzan los saqueos en Maracay, que murió otra muchacha en Valencia, que las cosas en Táchira están prendidas, que en Palo Verde están casi en pie de guerra. Cuando oímos un disparo a lo lejos desde nuestra ventana... 
Se les agradece a los panitas en el exterior su incuestionable solidaridad para con quienes aquí seguimos, sus palabras de fuerza y de consuelo, sus críticas bien fundamentadas, pero no podemos evitar sentir cierto escepticismo cuando se atreven a comparar su sufrimiento de país con el de quienes aquí seguimos. No puede ser lo mismo vivir un incendio cuando se está dentro que cuando se está afuera. Quizás por eso aborrecemos los insistentes mensajes: "El que se cansa pierde", como quien entrena al otro lado del ring. Les aseguro que quienes seguimos en Venezuela estamos cansados, pero distamos de rendirnos en la lucha para que Venezuela vuelva otra vez por el camino de la Democracia y dejemos de ser un país partido en dos. 
Por último, los comentarios que realmente indignan leer cuando quienes los escriben no viven aquí son los tipo: "Hace falta estar dispuestos a arriesgar el pellejo". O en menor grado de quienes claman a kilómetros de distancia que salgamos a la calle hasta que encontremos #lasalida, así sea guarimbeando: "no joda, ¡que no quede calle sin trancar!". Los generales en jefe, vencer o morir es su lema, solo así se acaban las Dictaduras: "Es que en Venezuela han sido unos pendejos, en otros países si saben derrocar dictadores, fíjense qué arrechos son en Ucrania". 
Este tipo de comentarios, aunque no los comparto, los puedo respetar si eres de quienes estás en Venezuela dispuesto a que te desbaraten la masa encefálica de un perdigonazo, o no te importa calarte una guarimba porque lo consideras un sacrificio por un bien mayor, o sales a quemar escombros dispuesto a que te menten la madre los vecinos que no están de acuerdo contigo y necesitan llegar a sus trabajos. Pero créanme que llamar al caos desde el exterior -llámese guarimba o un extremista y poco frecuente "derramamiento de sangre" o del otro lado de la barrera política llamar a la "defensa a ultranza de la revolución"- , jamás es bien recibido por quienes seguimos en Venezuela y sabemos que de la sangre de la que se habla, puede ser la propia. Como dijo el padre de uno de los muchachos asesinados de una certera bala en la cabeza en la manifestación del Día de la Juventud: "Mi hijo no pretendía ser ni héroe ni mártir, solo quería protestar".  
Quizás sean intensidades mías, amigos que viven en el exterior, vivimos tiempos más que intensos en la Venezuela post-Chávez. Me complace que la gran mayoría de ustedes haya estado a la altura de las circunstancias, sé que casi todos están muy preocupados y sufriendo como Bambi por esta Venezuela que llevan en su corazón, que sigue siendo su país y nunca dejará de serlo, aunque los hayan adoptado en otro países para el resto de sus vidas. Siempre leo y celebro sus comentarios, y los respeto aún cuando no estemos necesariamente en todo de acuerdo. Solo les pido a quienes se puedan sentir aludidos por estas líneas que me perdonen si desde la sufrida Caracas en algún momento me canso, me permita dudar que andan en el mismo nivel de angustia como quienes seguimos aquí, y rechace categóricamente aquellos poquísimos que claman que en este país lo que hace falta es que corra más sangre. 

La ilustración es de mi sobrinita Eli, que cada vez que viene a visitarnos a Venezuela, se regresa llorando

28 comentarios:

japesanluis2 dijo...

Felicitaciones por tan elocuente y sentido artículo, el cual refleja un sentimiento común a muchos. Y es que suena así como... "vayan ustedes adelante preparando todo que yo voy luego, cuando arranque el baile".

Anónimo dijo...

Respeto tus palabras. Y desde el Exterior, las leo con objetividad, y a la final no se si suman o restan a la situación que se viven en Venezuela. Es cierto que son muchos los Venezolanos imprudentes que viven en el exterior. De verdad que entiendo tu mensaje, pero me parece que caemos en los mismo de siempre ... tu mensaje, Cuando hablas de Bambi y que nos fuimos del país para nunca más volver porque nos cansamos de luchar, y te burlas de cierta forma de nuestro sufrimiento porque no nos estamos quemando el pellejo, también me parece tan ofensivo y chocante como los mensajes de los Venezolanos en el Exterior que hablan de Ucrania y que del mensaje de Leopoldo "el que se cansa pierde". Yo creo y he llegado a la conclusión de que Todos los Venezolanos Fuera o dentro del país debemos jugar el papel que decidimos tomar en esta lucha por la recuperación de Venezuela. Somos muchos los Vzlanos que estamos en el exterior trabajando por desmontar la mentira que construyó Chavez durante años, porque créeme son muchos los que desconocen la realidad de Venezuela. Siento que tu mensaje divide en lugar de unir. Porque así como nosotros ni nos imaginamos lo que está pasando allá, ustedes tampoco se imaginan el dolor y el sentimiento de angustia que todo esto nos produce a los Venezolanos en el exterior. Que somos Venezolanos dentro y fuera del país. Ustedes luchando a quema ropas y nosotros luchando como voceros... la esclavitud se logro en Batalla y en el Congreso... Deja de Crear Divisiones!!! y unidos Venceremos!!! María Gabriela González

Anónimo dijo...

Querida Piki te entiendo por un lado, pero por otro, veo que hablas de lo que no sabes, pues no lo has vivido.
Quizas tu angustiometro no ha medido todas las variables, la mas obvia, no has pasado por irte y no sabes lo que se siente. Dicho esto veo con claridad y no te culpo, que no puedes juzgar el grado de angustia de nadie, ni dentro, ni fuera de unas fronteras, que a fuerza de globalizacion y medios de comunicacion ultra rapidos, han ido borrandose.
Para desarrollar mi argumento voy a hablar en lo personal y en primera persona -para que si puedan decirme que me lo tome personal y a conciencia-.
Quizas porque me acabo de ir o quizas porque era bambi alla y soy bambi aqui, que no es en lo absoluto distinto el terror que sentia desde Residencias la Montaña, ver a los jovenes en la calle frente a los guardias, que verlos desde esta Montaña con otro nombre. El miedo la angustia y las lagrimas son las mismas...
Que no sufro ya el disgusto de las colas en el mercado para que Kelly me cobre un rollito de papel toilette es cierto, pero eso no era lo que me hacia mas patriota o mas venezolana, ni me daba mas derecho a estar mas angustiada... ahora cambie esa angustia por la de la impotencia de no poder hacer lo que hacen todos y que era el ritual expiatorio para estos casos de conmocion.
Por otro lado veo y vivo las noticias igual que todos los que las ven en television, celular y computadora..
Si tu desde tu computadora alla dices "el que se cansa pierde", es identicamente lo mismo que si alguien desde su computadora afuera lo dice....ninguna esta frente a los tupamaros. (Gracias a Dios)..de paso,-y aclaro- no reivindico mi derecho a decirlo pues estoy mas con el lado ponderado-caprilista de la balanza.
Desde aqui se llora a Bassil igualito que desde alla, desde aqui se odia a la guardia dandole con el casco a la chama, igualito que desde alla, desde aqui se celebra a los jovenes y se le teme a los guardias del mismo modo, desde aqui da el mismo asco ver al zatrapa bailando y el mismo consuelo cada celebridad que se conduele con Venezuela...
Abogo por el derecho a expresar lo que cada quien siente, sea para ti creible, justificable o incluso permisible. Cada venezolano tiene derecho a dolerse de su pais de la manera como mejor le de su emocionalidad y eso no es algo que nadie puede juzgar y menos con un angustiometro que desconoce lo que esta midiendo.
Permite que los venezolanos sientan lo que les de la gana, no sea que te tilden de intolerante o que te acusen de hablar sobre lo que no sabes.
Un beso extrafronterizo,
Ines Iturriaga

paxxto dijo...

Me gusta mucho tu artículo y la verdad estoy de acuerdo con mucho de lo que dices. Y aunque soy americana porque me quitaron la ciudadanía venezolana por motivos que no quiero discutir aquí, yo sí se lo que sufren uds cuando escucho a mi hermana y sobrinas temblar en el teléfono cuando las llamo y escuchar tiros en la parte de atrás y no poder hacer nada, o al no saber donde están mis hermanos y si están a salvo. Yo no salí de Vzla desde hace muchos años porque quería probar en otro sitio sino, o por aventura. Yo soy venezolana purita, de llano, de Yutajé en el Orinoco, gocha y del oriente, y Caraqueña de corazón. Yo salí para salvarme de unos bestias que me violaron a punto de cañon y me dejaron en una calle a morir sin importarles que me pasara. Yo sí sufrí esa hampa que a diario acosa a Vzla. Yo sé lo que es el pánico y cuando rezas porque el gatillo de una vez acabe contigo para que pares de sufrir. Pero aunque escapé de esa salvajada y me salí del país porque lo criminales salieron impune, mi corazón y mi familia siempre son venezolanos. Por lo que si publico lo que dice Leopoldo o cualquier otra forma de animar a los que viven el infierno que yo viví un día es porque me parte el alma nó poder ayudar. Cuando yo salí de mi infierno fué porque no tuve a "nadie" que me ayudara y sé lo que se siente estar abandonada en un infierno. Por lo que lamento que juzgues a todos los de este lado sin saber la razón por qué se vinieron y sin saber siquiera si tenemos comida o nó, o si tenemos trabajos o nó, o si y sufrimos otras cosas peores, y aún peor, "solos" sin familia porque están en Vzla. Si yo hé de morir de un balazo por proteger a mi país lo haría sin dudarlo pero sé que no estaría sola como estuve aquella vez que me salí de mi rollo. Yo haré lo que sea necesario para promover la lucha para liberar a Venezuela de ese infierno en que viven y contrario a lo que dices en tu artículo, en carne propia, si sé el temor que sienten. Por lo que si lo nos abrazo en persona por lo menos en espíritu y tratando de buscar la manera de que otros países se envuelvan para que ayuden, ya sea publicando en FB o metiendo cartas o peticiones al gobierno extranjero para que ayude, cosa que ya estoy haciendo. Lamento el infierno que estás viviendo pero si te digo que saldrán de él! Pero también sé que Venezuela tiene que cambiar. La gente se debe unir sin juzgar tanto, la gente tendrá que apoyarse uno a otro sin importar sus inclinaciones políticas. Sin unión no abrá liberación. Espero entiendes lo que te digo aquí. Me molesta ver que juzgan a todos los que salimos de Vzla con tanto repudio, como si tuviéramos la culpa de lo que sucede. Los que amamos a Vzla sufrimos fuera y dentro de ella. Por favor, unámosnos, sin comentarios separatistas. Gracias por leer esto. Y sigo rezando por uds y haré lo que esté en mi poder para buscar ayuda del extranjero para la liberación de Venezuela de esa tiranía Castro Comunismo. :-)

Veronica Solorzano Athanasiou dijo...

Muy bueno el tema y la discusión q se ha desatado. Me permito añadir que soy Bambi y siempre me he sentido afortunada por ello. Parece q Ud también ha sido afortunada en muchos aspectos y con todo el derecho a expresar su aberración por la expresión 'No te canses' viniendo del extranjero. Es verdad que NADA se compara a la angustia de vivir en un país tan violento como lo q se ha convertido Venezuela. Pero lo q tenemos q aclarar es q para salir de la tiranía hay q resistir de manera activa, estando en Bambilandia, en Gochilandia o en Madurolandia.Todos nos cansamos, pero yo he sentido como a mis primos q estan en el Táchira les ayuda mi interés desde Bambilandia. Cómo yo puedo desde lejos informar a los q no tienen tiempo de buscar en las redes sociales, o q no tienen tiempo de educarse en materias de resistencia pacífica. Es q hasta para poder tener una opinión hay q estudiar. Cada quien tiene algo q aportar. Los q están en Venezuela tienen q cuidarse porque los queremos vivos. la frase 'No te canses' no significa que queremos que salgan a hacer barricadas. Si siguen los acontecimientos sabrán q ya esa etapa de guarimbear pasó. Cierta desobediencia civil ayuda pero ya los cubanos estrategas están planeando el contra ataque a las barricadas grandes. Yo espero no cansarme de seguir informando en donde veo la necesidad, como en este caso. Hay q estudiar las revoluciones pacíficas de Ghandi q lograron vencer a un ejército de unos conquistadores tan arraigados como los británicos. Tenemos q ayudar a todos los q están comprometidos con la resistencia. Hay un documental muy bueno preparado por rtve. Aquí está un resúmen escrito para el q no tenga mucho tiempo de verlo. Ayhuda mucho a entender la estrategia a seguir y el significado de estas consignas q se prestan a distintas interpretaciones. Espero algún día poder volver a mi bella Venezuela. https://www.facebook.com/notes/veronica-solorzano-athanasiou/res%C3%BAmen-sobre-el-documental-sobre-gene-sharp-por-rtve-de-la-dictadura-a-la-democ/10152242726958739

Ana Lucía De Bastos dijo...

Hola Adriana, me parece muy bueno tu aporte para los que estamos lejos y queremos apoyar de la mejor manera. Si no te molesta, lo dejo en la página de S.O.S. Barcelona. Como opositores, teniendo en común apenas el no estar de acuerdo con el gobierno, somos muy variados, y claro, me pasa, y supongo que a todos, que tenemos que oír y leer locuras de otros opositores con las que tampoco estamos de acuerdo. Una de ellas me pasó aquí, ante una pancarta que decía "Qué bueno que despertaste Venezuela" o una cosa así. Bueno, me indignó bastante, porque que yo sepa nadie se ha dormido. En fin, un abrazo y bueno, intentando desde fuera y con las distancias ayudarlos/ayudarnos lo mejor posible.

Anónimo dijo...

Piki,
Te recuerdo que muchos de los que vivimos en el exterior tenemos hijos, padres, hermanos, nietos en Venezuela. La mayoría no hablamos "desde un lugar seguro", nos preocupa y nos duele Venezuela tanto como a los que viven allá. Extrañamos a nuestro país y nos toca en lo personal.

Adriana Villanueva dijo...

Gracias amigos por comentar, ya le escribí a mi amiga-vecina Inés en mi portal en facebook respondiéndole su comentario, sin saber que también lo había hecho acá.
En cuanto a lo leído por aquí, lamento que la palabra "Bambi" se la tomen a mal, en ningún momento he pretendido burlarme del "angustiómetro" ajeno, haberla escrito es parte de mi estilo para bajar un poco el nivel de intensidades. Inés, que me conoce, no parece molestarle, sino juega con ella.
Sospechaba que esta intensidad podía ser tomada a mal por quienes viven y sufren desde el exterior los duros momentos que hoy vivimos en Venezuela, y siempre agradecemos la perspectiva de quienes ven este proceso a distancia y quienes desde afuera siguen a su manera con la lucha por una Venezuela mejor. Esta intensidad sale de varios comentarios en facebook que iba hacerle a amigos en las redes sociales, que decidí en lugar de entrar en polémicas personales, unir mis sentimientos en este breve manual.
No sé si suman o restan mis palabras, no escribo con el objetivo de sumar o restar, simplemente es una crónica del difícil momento en Venezuela desde mi trinchera, y un llamado a quienes azuzan desde el exterior y hasta nos insultan a quienes seguimos apostando por la lucha pacífica, que si quieren que acá se termine de prender la candela, que se vengan a luchar.
No me arrepiento de lo escrito pero también se aprende mucho de lo que comparten los amigos, me gusta cómo Inés cuenta cómo cambio la angustia por la impotencia, o me duele cómo un amigo del colegio en facebook describía su angustia porque está viviendo en el exterior y su hija sigue en Caracas, y estoy completamente de acuerdo que la lucha de quienes están fuera ha sido vital para dar a conocer lo que está pasando en Venezuela en el exterior.
También les cuento a los más intensos que esta dista de ser una crítica a "los venezolanos en el exterior", la perspectiva y el desconcierto de muchos de quienes hace años no viven en Venezuela, como los comentarios muy centrados de mi prima Paulina o los artículos de gente como Boris Muñoz, para mí siempre han sido vitales.
Pero sí les digo. y si quieren vuélvanme a caer encima, que eso de que "El que se cansa pierde" cuando te lo gritan desde fuera del ring, la verdad la verdad...

Isa dijo...

Yo estoy lejos y no necesito un manual de etiqueta. Con tu comentario me siento enjuiciada. Entiendo la enorme frustración por la que estás pasando tu, y mi hermana,mis sobrinos,mi cuñada etc. Así entonces te diré que cada uno de nosotros , aqui o 'allá', lejos o cerca estamos afectados. Aunque jamás regrese a Venezuela me duele mi patria. Ni tu ni nadie pueden decirme qué siento o cómo siento. Y si he gritado desde acá "El que se cansa pierde", lo he hecho con la única intención de motivar y de apoyar a los que luchan.
Enfoca tu descontento hacia donde se requiere, pero chama, no hacia quienes "desde lejos" queremos lo mejor para Venezuela.

Anónimo dijo...

Asi como tu respetas la posicion de los que decidimos o "nos toco" vivir fuera, respeto el tuyo. Siempre digo "nos toco' porque yo siento que mi pais me boto a patadas, la vida que estoy viviendo fuera es muy diferente a la que siempre imagine que iba a tener, no con esto quiero decir que no es buena, al contrario, es solo que en el camino me toco improvisar, porque a pesar que yo si vote y yo siempre estuve clarisima de lo que significaba la llegaba de Chavez al poder, hubo mucha gente que no y pues me toco decidir por mi futuro, Sin embargo tomar la decision de irte de tu pais no es facil, si te vas casada como fue mi caso, lo mas probable es que uno de los dos tenga que moldear o adaptar su carrera, eso sin contar los meses de agonia cuando por una situacion de visa no puedes regresar a tu pais y te pasa algo grave como el fallecimiento de un familiar...Irse fuera significa renunciar a los fines de semana en familia, a tener a tu mama/papa todo el tiempo, a que tus hijos crezcan con sus primos, irse fuera significa sentirte que ya no perteneces a tu pais pero tampoco perteneces del todo al nuevo pais....No me quejo de mi vida fuera, al contrario, estoy agradecida con este pais que me abrio las puertas, puedo decir que hoy en dia estoy feliz con mi vida y mi familia aca, simplemente porque Venezuela no me puede dar algo que me ofrece este pais y eso se llama estabilidad economica, estabilidad social y seguridad. Sin embargo, esa felicidad JAMAS sera completa, porque asi como tu sobrina, los que vivimos fuera, tenemos mama, tios, primos, hermanos y gente querida que vive en Vzla, uno se va del pais, pero tu corazon esta alla en cada momento, Los que vivimos fuera, todos quisieramos que Vzla mejorara para saber que tenemos la oportunidad de volver, aunque no vaya a pasar, al menos saber, y por eso lloramos y sentimos cada cosa que le pasa. Es verdad, quizas no tenemos la angustia o el estres de no conseguir cosas en el mercado o que algo nos va a pasar a nosotros especificamente, pero tenemos por nuestros padres esa misma angustia que tienes tu cuando dices que tus hijos salen a protestar o cuando nuestros padres no estan en la casa y uno esta preocupado pensando en la inseguridad....EL hecho que los que vivimos fuera hayamos tomado la valiente y arriesgada decision de irnos, no nos hace menos venezolanos, probablmente si alguno de tus hijos decide irse lo llegues a entender...O incluso pudieras preguntarle a tu hermano/a o cunado/a que siente respecto a la ida de tu sobrina de Vzla....El que se cansa pierde es el lema de estos dias, creado por Leopoldo Lopez, creo que aplica a muchas cosas, no solo a salir a marchar, aplica a seguir informandole al mundo a traves de nuestros propios medios lo que pasa, significa enviar cartas a organismos internacionales y significa seguir protestando en Venezuela. Quizas no vivimos el susto que un guardia nos ataque, pero es que acaso tu quieres menos a tus hijos porque no estan fisicamente contigo en algun momento???...Solo pregunto....Y te propongo a ver el lado positivio de lo que estan haciendo los venezolanos en el exterior para ayudar en vez de criticar.

Cla dijo...

Es realmente triste y decepcionante para mi, que vivo fuera, leer estas lineas. Me cuesta mucho entender como en vez de tomarte, Adriana, nuestro apoyo como "apoyo", lo has desvirtuado. Creo que todos afuera tenemos las mejores intenciones de extender esfuerzos, lemas, opiniones, sobre todo, AL EXTERIOR. Traducir en ingles, extender el mensaje a la gente que NO es venezolana, salir a marchar aunque no tengamos miedo que nos peguen un tiro... quizas no es TU tipo de apoyo, pero SI es el nuestro, dadas las circunstancias. Creo que en vez de generalizar, deberias escribirle directamente a tus amigos y lidiar con ellos. Pero que me vengan a decir que no nos comparamos, es absurda la accion. Justamente ese tipo de "comparaciones" son divisorias, y NO unificadoras, justo cuando tan unidos hemos demostrado estar. Es verdadera malcriadez, desagradecimiento de tu parte. Muchos de los que no viven afuera, tienden a pensar que lo que se vive en Vzla no se compara con lo que se vive aca; y creo que el de aca (afuera) NO compara porque es obvio, no? Es un poco absurdo comparar, porque nosotros no vivimos al borde de la muerte todos los dias. El punto es que si bien, es terrible, doloroso, preocupante, devastador, inhumano, todo lo que se vive alla (de hecho, incomparable), es bien arrecho lo que uno como inmigrante debe vivir en un pais que NO es el suyo. No conseguir trabajo, no tener familia, no poder pagar una renta y comerse un cable, estar lejos y ni hablar el idioma, tener una carrera, y de que te sirve si no puedes ejercer? Buscar una visa, lidiar con el estigma de extranjero, sufrir el no poder pagar unas pastillas o no poder arreglarte una carie porque de donde sacas al menos 1000 dolares? En vez de comparar, como tu, yo no comparo. Yo acepto y respeto las realidades de otros, que se fueron porque le mataron a un papa para robarle un celular (mucho antes de estas protestas), o secuestraron a un tio, o le robaron los ahorros a un abuelo en su pequena joyeria en el centro... la cantidad de ejemplos dolorosos, son miles, y motivos, aun mas. Tu (y nosotros) sufrimos mucho, pero muchos de nosotros SUFREN una perdida antes de lo que tu sufres (y todos sufrimos tambien) ahora. Es absurdo criticar nuestro apoyo, Adriana. Apoyamos con el corazon, en pro de esta situacion que vive Venezuela, desde la distancia. Y eso ES tambien valido en su justa medida. No seamos malagradecidos con lo que otros tratan de ofrecer como ayuda. Un post en mi facebook desde el exterior puede hacer mucho mas que un post desde venezuela que se queda en venezuela y nadie ni se entera. Y quien dice que uno no sigue atado a Venezuela de mil y un formas? Como puedes generalizar de tal manera? Que sabes tu cuanto se ha logrado y que todavia no sale al aire, de lo que han hecho los venezolanos en el exterior por Venezuela, en lo que respecta a lo que se esta viviendo alla? Simplemente porque ya no vivimos alla significa que uno "se canso"??? Por que te vas de la casa de tu mama porque te fuiste a estudiar o te casaste, significa que te cansaste de ella? Eso no tiene sentido, con todo respeto Adriana. Eso no tiene sentido. Y es bien triste, BIEN CHIMBO de hecho, tu forma de... desunir. No pierdas el tiempo virtiendo tu rabia en esto. Incluyenos. Acepta la mano amiga. No aceptarla es como dejar de contarle un problema a tu mejor amigo que vive afuera, justamente porque esta afuera. No se te olvide que en nuestro pasaporte dice "CIUDADANIA: VENEZOLANA". Y eso esta en nuestra sangre.

Anónimo dijo...

Tu artículo esta fuera de lugar en estos momentos, tan complicados, en donde se busca UNIDAD. denota no precisamente virtudes, sino más bien un resentimiento de , posiblemente, no haberte podido ir tu de Venezuela. Seamos serios por favor, y saber callar cuando es debido, que por eso estamos como estamos. Yo seguiré diciendo y opinando desde fuera lo que me de la gana, ya suficiente mordaza tenemos con el gobierno para que gente como tu, Adriana, nos venga con esto.

Anónimo dijo...

Creo que es importante entender que no se critica la labor de los venezolanos en el exterior...sino que a veces hay comentarios que los que vivimos el dia a dia aqui podemos sentir de otra manera...tal vez es que estamos susceptibles...y no se pone en duda lo duro que es irse...el apoyo de fuera es importante pero la angustia de dentro es inexplicable...

latinman dijo...

El tema del articulo pudiese escriberse totalmente al contrario y sonar igual de coherente. Por ejemplo, mientras muchos se quedaron porque no tenian plan B, o porque simplemente no quieren irse, los que si tenian plan B y se fueron, se encontraron con que las naranjas no son tan dulce como las pintan en el exterior y que una cosa es irse al sur de la Florida de vacaciones con toda la tropa, que dejar todas tus memorias, recuerdos, y vivencias en Venezuela, y aventurarte a otro modo de vivir. Eso alli requiere un constante esfuerzo fisico y mental ya que uno esta nadando en aguas foraneas y no conoce para donde va la marea. Asi que mientras alla se mueren de preocupacion por la situacion politica, social, y economica del pais (lo cual es logico), los que nos fuimos enfrentamos otras preocupaciones e incertidumbres incluyendo la posibilidad de hacer una vida afuera o regresarse con las tablas en la cabeza. Lamentablemente, la diferencia con el tiempo nos ha mostrado que las cosas alla no han mejorado sino empeorado, mientras que para muchos de los que decidieron por el plan B, las cosas se le han mejorado. Asi que hay dolientes (justificadamente) en ambos lados. El dolor de ver nuestro pais caerse a pedazos es un dolor que todos sentidos dentro y fuera de Venezuela.

Anónimo dijo...

La verdad que eso de estar desde el exterior dando instrucciones para la lucha en la calle, lanzando arengas de salgan a la calle dejen el miedo desde la seguridad de un mall en USA y luego la fotito cursi para el facebook desde starbucks, "agotados" de la lucha por la patria lejana... algunos mejor calladitos que se ven mas bonitos.

Anónimo dijo...

Si nos quedamos "calladitos" para "vernos mas bonitos", ustedes alla quedan mas que fregados. El papel de los venezolanos en el exterior ha sido crucial para que los medios internacionales volteen su mirada hacia Venezuela.

Todos estamos pasando este trago mas que amargo, sin importar si estamos aqui o alla. Venezuela nos duele y a cada uno nos toca ejercer un cargo, llevar adelante un trabajo.

Los de alla, asuman su papel y los de aqui asumamos el nuestro. Unidos es que somos poderosos y reconociendo los esfuerzos que el otro hace.

Esto no es una competencia de quien sufre mas. Lo cierto es que es un dolor intenso y profundo y cada quien lo expresa y lo maneja lo mejor que puede. Trabajemos y seamos agradecidos con lo que los demas estan haciendo por recuperar la patria buena.

Gracias por leerme, Cecilia Bracho-Gandica.

Nicolas B. dijo...

Simplemente un no se cansen viniendo del extrangero es una forma de dar un granito de arena.. un apoyo al principio me sentí identificado con lo que decías pero mientras leia simplemente me dio rabia de todas los comentarios que haces.. a mi parecer tu mensaje simplemente esta lleno de odio ya que no pudiste aplicar ese "plan B" del que hablas.. no tienes ni idea del sufrimiento que tenemos los que estamos afuera con nuestros padres hermanos y amigos pensado estarán bien? Tendran suficiente para comer? O ojala no le pase nada malo!.. dios no me contesta el telefono!! Quizá no es lo mismo pero la impotencia y frustración es igual! EL ESTAR LEJOS Y NO PODER HACER NADA PARA ELLOS.. Simplemente no puedo decir entiendo tu punto de vista!. No todos salimos porque nos cansamos. . Asi que yo digo: EL QUE SE CANSA PIERDE.. Y si no te gusta pues bloquea a todo aquel que esta en el exterior y asi no lees esas palabras que segun tu estas "faltas de senrimiento verdadero" porque no estamos ahi en estos momento.. Atentamente BAMBY

Nicolas B. dijo...

Muy de acuerdo

Flor P. dijo...

Escribes con un odio pasivo/agresivo impresionante. No aportas nada con tu nota. Es admirable lo educados que fueron los que te respondieron. No es momento de dividir. Gente como tú no me va a quitar el amor y la preocupación por mi país. Mi casa, mi familia y amigos y mi corazón estan en Venezuela.

Jackie Rueda dijo...

Hola Adriana
Lei tu post hace unos días porque uno de mis contactos de Facebook lo compartió y lo encontré sumamente desafortunado. Creo que pusiste muchas palabras bonitas para maquillar un regaño. Me impresiona que alguien se haya tomado el trabajo de sentarse a redactar una cosa tan larga solo con el propósito de criticar a los venezolanos que apoyamos desde el exterior. No tenemos bastante con el chavismo que nos ataca, sino que ahora tenemos también a Adriana.

Hace unos meses recibí el regaño público de una “amiga” que opinó que yo no era lo suficientemente activa y motivadora desde Montreal. Mi falta de “intensidad” le parecía indiferencia. Justamente uso la palabra “motivadora”. Ahora tu reclamas que los que vivimos afuera somos cheerleaders desde la comodidad. Entonces creo que los venezolanos que, como tú, guardan resentimiento contra los que emigramos, deberían escribirnos un manual de conducta para que sepamos conducirnos de manera que no irrite a nadie.

Tu post tiene el tono de esa amiga pasivo-agresiva que te dice con voz dulcita y una sonrisita “Tu sabes que te quiero mucho y eres muy bella pero ese vestido te hace ver gorda y vieja”. Esto:

Otra falta de sensibilidad es quienes pretenden hacernos sentir que su angustia particular pueda equipararse a la de quienes hoy estamos aquí

me parece horrible. Los panitas que vivimos en el exterior podemos sentir lo que sea y expresarnos esos sentimientos como queramos sin necesidad de moderación ni censura por personas como tú. Quizás, Adriana, podrías redactarnos una guía para enseñarnos a expresar apropiadamente nuestra preocupación por los amigos y familiares que tenemos en Venezuela. Unas palabras que no te irriten. Unas que no revuelva ese resentimiento permanente que tienen los venezolanos por los que le echamos una montaña de bolas para ejecutar el Plan B.

pero no podemos evitar sentir cierto escepticismo cuando se atreven a comparar su sufrimiento de país con el de quienes aquí seguimos

Quién se ha “atrevido a comparar” qué? No piedas el tiempo buscándole las cuatro patas al gato y creando conflicto donde no lo hay. Entiendo que estamos unidos por la misma causa, no? Entonces por que más bien no usas tu talento para escribir en algo productivo para el país que atacar pasivo-agresivamente a quienes estamos apoyando desde afuera? Canaliza ese resentimiento para usarlo contra quienes nos perjudican, no contra los que estamos afuera empatizando y preocupándonos por nuestro país y nuestros seres queridos. Si usamos tus mismas consignas, Adriana, es para que sientas que estamos contigo y que lo que te pasa nos duele.

Anónimo dijo...

Adriana,
Sencillamente eres una dictadorzuela que quieres regular y censurar lo que un compatriota tuyo escriba fuera de la frontera de Venezuela... sinceramente tienes el presidente que te mereces!

Gaby dijo...

Adriana, estoy 100% de acuerdo contigo, quienes se molestaron y no les gusto tu nota, esta clarito que estan afuera y son de los que dicen "calle sin retorno" "el que se cansa..." "Enfrentemos sin miedo..." Y pare ud de contar las consignas.. Excelente artículo expresas la opinion de muchos de los que di estamos viviendo las consignas que ellos claman desde lejos...

Anónimo dijo...

Buenísimo tu artículo. A los criticones quienes obviamente no entendieron lo que quisiste decir les contestaría ¡no aclaren que oscurecen!

Anónimo dijo...

Lamento leer comentarios groseros ante una opinión con la que se puede estar de acuerdo o no, pero que en ningún momento insulta a nadie. Es parte del drama que tenemos los venezolanos y por lo cual estamos hoy tan divididos, nos cuesta respetar los puntos de vista de los demás y defender los propios sin atacar ni ofender. Yo que vivo fuera Venezuela desde hace muchos años estoy de acuerdo con la reflexión de Adriana en algunos aspectos y en otros no. Aclaro que no me fui por el tema político, sino porque quería estudiar fuera y vivir otras experiencias. Hoy veo con profundo dolor y tristeza lo que sucede en mi país donde tengo a TODA mi familia, y a amigos muy queridos, y realmente me angustio y preocupo por ellos cada día, muchas horas al día, por supuesto que no puedo comparar mi "angustia" con la de mi familia y la de todos los venezolanos que están en el país sufriendo en carne propia esta difícil situación, pero eso no significa que no me duela inmensamente. Te aseguro que la angustia que siento a diario por mi familia es tremenda, justamente porque cuando uno está lejos sobredimensiona e imagina muchas cosas que te colocan en un estado de nervios constante.

En lo que si estoy 100% DE ACUERDO con la reflexión de Adriana es en la crítica ante muchos comentarios que provienen de venezolanos que vivimos fuera. He leído verdaderas barbaridades en las redes sociales y me parece de una irresponsabilidad tremenda, como venezolanos que vivimos en el exterior, atizar la violencia. No comparto los comentarios violentos de nadie, pero quizás los puedo entender en la gente que está viviendo día a día en carne propia la brutal represión de las fuerzas del Estado, lo que me parece completamente absurdo e irresponsable es que venezolanos que viven fuera publiquen estas perlas: "no joda, ¡que no quede calle sin trancar!". He leído barbaridades como instrucciones para hacer una bomba molotov de una venezolana que vive en el Reino Unido, y algunas proclamas absolutamente violentas. Creo que los venezolanos que vivimos fuera tenemos la responsabilidad de denunciar los graves atropellos que se están llevando a cabo contra los derechos humanos en nuestro país, pero nuestro papel no es "dar consejos" ni contribuir al caos y a la violencia con comentarios incendiarios, especialmente cuando no estamos arriesgando nuestras vidas como sí lo están haciendo los venezolanos que viven en nuestros país.

Anónimo dijo...

Tus palabras tienen mucho sentido para el Venezolano que "vive" en ella, pero para el Venezolano que "vive" afuera no tiene ningun sentido. Tu nos estas pidiendo que NO expresemos o montivemos cualquiera que sea nuestra inclinacion(derramar mas sangre,salir a marchar, quedarse en la casa viendo tv, ir a trabajar, etc) ya que nosotros no sabemos ni sentimos los mismo como ustedes los venezolanos que si viven alla, tu podras decirle eso a mis hijo(a) que nunca han vivido en venezuela pero a mi que vivi mas de 25 años represente a mi pais en competencias internacionles en deporte que viaje haciendo turismo interno por casi toda venezuela. Mira como nos excluyes con tus palabras es impresionante como te refieres a nosotros los que vivimos afuera, tu estas "PELANDO GAJO" lamento decirlo!!

Anónimo dijo...

quiero un mejor país para mi y mis hijos y se que tenemos que sacar estas lacras y a los que también vengan a burlarse de nustro futuro estamos aquí espoerando la luz verde para salir adelante yo estoy seguro que asi serasaldremos de esto como salimos con el caracaso de otras ratas iguales de corruptas den la señal y saldré a peliar por mi país sin miedo lo digo

marian javi dijo...

i les encantará compartir mi testimonio de que todas las personas en el mundo.
Me casé con mi esposo hace aproximadamente 2 años empezamos a tener problemas en casa, como nos paramos para dormir en la misma cama, luchando por cosas pequeñas que siempre llega tarde a casa por la noche, beber demasiado y dormir con otras mujeres fuera del lado que nunca he amar a un hombre en mi vida, excepto él. él es el padre de mi hijo y yo no quiero perderlo porque hemos trabajado muy duro juntos para convertirnos en lo que somos y tenemos hoy. Hace pocos meses que ahora decidió mí y el niño vive, ser madre soltera puede ser difícil a veces y por lo tanto no tengo a nadie a su vez, y yo estaba broken.i corazón llamó a mi mamá y explicar cada cosa con ella, mi madre me habló de DR EHIMARE cómo ayudó a resolver el problema entre ella y mi papá me sorprendió al respecto, ya que han sido el uno sin el otro por tres años y medio y fue como un milagro cómo llegaron de nuevo a la otra. Me dirigieron a DR EHIMARE en su email: drehimare@gmail.com y explicaré todo a él, así que me prometo que no se preocupe que va a lanzar un hechizo y hacer que las cosas vuelvan a la forma en que en que tanto en el amor de nuevo y que era otro espíritu femenino que estaba controlando mi marido me dijo que mi problema se resolverá dentro de los dos días si creo que he dicho bien Así que lanzó un hechizo para mí y después de dos días mi amor volvió pidiéndome que lo perdonara i Am tan feliz ahora. de modo que ¿por qué me decidí a compartir mi experiencia con todos los cuerpos que tienen un contacto tan problema DR EHIMARE el gran hechicero Quiero hacerle saber que él puede lanzar todo tipo de hechizo lanzado con el 100%
garantía, si usted tiene cualquier tipo de problema como este o el contacto con más rapidez
él para la ayuda bien

¿Necesita un hechizo de amor
¿Necesita dinero dentro de las 48 horas a través de hechizo
¿Necesita una cura para el VIH
¿Necesita un hechizo Préstamo
¿Quieres ser famoso en la vida
¿Quieres vivir la vida larga
¿Necesita su ex Volver
¿Necesita un niño
¿Tiene usted un problema de cáncer
¿Tiene un problema Anier
¿Tiene un problema Ashmer
Etc en contacto con él en drehimare@gmail.com

marl moses dijo...

Hola, mi nombre es marga quiero testificar no lo que el Dr. George hizo por mí, que estaba infectada con el deseo de la enfermedad del VIH me costó mi relación, y yo estaba sola hasta que me encontré con un amigo de mi que me dirigió a Dr. George, i nunca creyó en lanzador de hechizos vudú o hasta que me encontré con él, se lanza un hechizo sobre mí que me cura del VIH si usted necesita ayuda o si tiene un problema, no hay nada Dr. George puede hacer, así que le un correo electrónico con este correo electrónico: aknemutemple@outlook.com o llame a su número de teléfono 2348166103674.