sábado, 8 de noviembre de 2008

Dónde está el rey Salomón cuando hace falta

3 comentarios:

Mitchele Vidal dijo...

Mi querida Adriana, es verdad que en Chacao no se han puesto de acuerdo con la tan ansiada "unidad" de la oposición, que no es otra cosa que "cualquiera menos el candidato oficialista", pero también es verdad que teniendo en cuenta lo vasto de nuestro territorio electoral son muy pocos los espacios que insisten en apostar por su individualidad. No me parece mal, al menos en un lugar como Chacao donde las posibilidades de que gane el puesto a dedo por el mandamás son más que remotas. Me evoca esa casi olvidada sensación de que no todo es blanco o negro -rojo, en el caso que nos ocupa- sino que hay varios matices donde elegir... Quien quiera que sea el ganador en esta pequeña comarca lo menos que puede hacer es continuar la labor del actual alcalde: LEOPOLDO LÓPEZ y su equipo.

Adriana Villanueva dijo...

Tienes razón Mitchele que Caracas debe ser algo más que rojo y cualquiera que sea el color contrario, pero en un municipio pequeño como Chacao tres candidatos que no parecen diferenciarse demasiado entre sí, no veo mucha individualidad ahí, se estén peleando ese trozo de jamón plumrose que es el municipio más rico de nuestra ciudad, parece una lucha política innecesaria y fatua con tantos problemas que afrontamos los caraqueños. Y si por lo menos uno de ellos no se retira antes de las elecciones como lo hizo Samantha Quintero, cuidado y si no se dan un susto. Dividida entre tres no hay victoria segura.
Claro, el problema es quién se debería retirar: ¿Liliana Hernández cuya función política parecía ser más guerrera que como alcalde de Chacao? ¿Graterón que busca la continuidad de la gestión de Leopoldo López? ¿O Ramón Muchacho que lucha contra una gestión que busca perpetuarse?
Menos mal que yo no voto en Chacao.

Mitchele Vidal dijo...

Yo tampoco. Voto en Baruta, pero paso tanto tiempo en Chacao...